Deu no site http://www.elheraldo.com.co

Papá Noel es devoto del ‘Anticristo’


Por TATIANA VELÁSQUEZ A.

El Papá Noel más famoso de Barranquilla cree en el anticristo, quiere tatuarse el 666 (triple seis) en uno de sus antebrazos, habla a menudo con Jesucristo reencarnado y es el fundador de la Escuela de Papás Noel de Colombia, que le enseña a la gente cómo ser un verdadero ‘Santa’. Algunos lo llaman diabólico, otros Noel y unos pocos ‘Nando’. Él es Hernando Grisales, un San Nicolás muy ‘sui géneris’.

Santa Claus, Papá Noel, el Viejito Pascuero o San Nicolás son la misma figura de barba blanca y larga y de aspecto bonachón que Hernando personifica durante todo el año, con o sin vestido rojiverde. Pesa 150 kilos, y siempre lleva su barba larga y su cabello platinado. Cada vez que lo ven, los niños corren para abrazarlo. “Yo soy Papá Noel”, dice.

A Nando también se le recuerda por sus aterrizajes en helicóptero, durante los años 80, en el Almacén Sears. Él era el encargado de darle la bienvenida a la Navidad en la supercadena. Después, cuando Sears cerró y en el mismo lugar comenzó a funcionar SAO, siguió siendo el Noel del helicóptero. Desde hace unos seis años este espectáculo dejó de hacer parte de la programación navideña de la ciudad.

Hernando Grisales vive todo el año en Navidad. Con su barba larga y su cabello platinado no necesita del ajuar de Papá Noel para que así lo identifiquen en la calle.

Sus orígenes como Noel se remontan a 1973, cuando apenas tenía 13 años. Sears necesitaba encontrar a una persona que animara toda su programación decembrina. “Entonces uno de mis profesores de bachillerato me llevó para que me presentara. Como desde niño he sido gordito, aparentaba más edad de la que tenía. Me seleccionaron y comencé a ser Papá Noel”.

En aquella época utilizaba barba postiza. Tan pronto cumplió los 17 se la dejó crecer y desde entonces nunca más ha tenido la necesidad de usar una artificial.

Los recuerdos que tiene de aquellos años son los mejores. Como el Papá Noel de SAO viajó por toda Colombia, repartió regalos e hizo sonreír a miles de niños con el tradicional Jo, Jo, Jo. También ha sido el Papá Noel de reconocidos centros comerciales de Medellín, como Unicentro y San Diego, y de Salitre y Boulevard Niza, en Bogotá.

Desde que comenzó a hacer parte del Ministerio Internacional Creciendo en Gracia la vida de Hernando Grisales cambió. Él cree que José Luis de Jesús Miranda es Jesucristo reencarnado. Este hombre, que nació en Ponce, Puerto Rico, lidera un Ministerio que tiene creyentes en Latinoamérica y Norteamérica. Hasta mediados de este año, se estimaban en 80 mil sus seguidores.

Miranda se autoproclamó ‘el Anticristo’ recientemente. Sin embargo, este hombre primero había dicho que era el apóstol Pablo, después que era ‘el otro’ —un ser sobrenatural que prepararía la llegada de Cristo—, en 2004 anunció ser Jesucristo Hombre y ahora asegura ser el Anticristo.

A diferencia del cristianismo, que ve en el 666 la marca de Satán, para los miembros del Ministerio Creciendo en Gracia se trata de un símbolo de fe que representa, al igual que el Anticristo, el nacimiento de nuevos tiempos porque después de la crucifixión de Cristo, según ellos, el pecado dejó de existir.

“Los hombres no somos pecadores. Eso es lo que nosotros enseñamos. Por muchos años nos han engañado diciéndonos que somos pecadores, pero no es así. Eso significa el Anticristo, dejar atrás esa creencia de pecado y entender que con la crucifixión empezó una nueva vida”, dice Hernando, quien lidera la congregación del Ministerio en Soledad. Unas 60 personas asisten regularmente a escucharlo. En Barranquilla hay otra escuela de este Ministerio.

Hace 12 años, a Nando le diagnosticaron diabetes crónica, sin embargo, aunque se inyecta dos dosis de insulina diaria, dice que está salvo y no padece nada. Aun así, no se ha podido tatuar en uno de sus brazos el 666 porque teme problemas de salud. “Es un número de riqueza y prosperidad”. Desde que padece la enfermedad ha bajado 110 kilos. De los 260 kilos que pesaba hace cuatro años solo quedan 150. Aunque alcanzó a pesar 120 kilos.

Hernando fundó la Escuela de Papás Noel de Colombia. Él y otro grupo de amigos les enseñan a quienes quieran ser Papá Noel sobre expresión oral, lenguaje navideño y jojología para que aprendan a utilizar el Jo, Jo, Jo. El curso es gratuito y, luego de un mes, quienes ingresan como personas comunes y corrientes a la Escuela, logran salir convertidas en Papá Noel.

Este Papá Noel ha sido víctima en reiteradas ocasiones de los ladrones. “Creen que tengo plata, pero no es así”. Hace menos de dos semanas intentaron robarle nuevamente. Un grupo de hombres ingresó a su casa en la madrugada, pero no lograron llevarse nada.

En esta oportunidad salió bien librado porque en las anteriores ha perdido mucho: “Una vez se llevaron el televisor, el equipo de sonido, la nevera. Mejor dicho, me dejaron la casa sin nada”.

Desde ya se prepara para la ajetreada jornada que tendrá el 24 de diciembre. Como todos los años, visitará 10 novenas navideñas y participará en la caravana de Papás Noel que él organiza en Las Gaviotas, el barrio donde vive en Soledad. Esta tradición no se ha visto interrumpida en los años en que ha estado al servicio de un superalmacén o de un centro comercial porque este 2007, después de muchos años, volvió a quedarse sin trabajo. Por eso, este ha sido uno de sus diciembres más tranquilos. Lo ha disfrutado al lado de los sobrinos con los que vive. No tiene esposa ni tampoco hijos.

Su casa está en Navidad todo el año. Las paredes tienen pegados ladrillos de icopor pintados de rojo y de ellas cuelgan cuadros con fotografías suyas en las que tiene el ajuar completo de Papá Noel.

En la sala siempre hay un árbol decorado, y en el techo, guirnaldas verdes.

El resto del año continúa trabajando como Papá Noel, porque aunque suene increíble siempre hay alguien que lo llama para que le preste ese servicio, y administrando su negocio de recreación infantil.

¿De dónde viene?

Papá Noel, Santa Claus o Viejito Pascuero (como se le dice en Chile) son los nombres con los que se conoce en América al personaje legendario que le trae regalos a los niños en Navidad. Según el mito, Santa Claus vive en el Polo Norte junto a la señora Claus y muchos duendes, que le ayudan en la fabricación de los juguetes que le piden los niños a través de cartas.

Para poder llevar los regalos, Santa Claus los guarda en un saco y los reparte a la medianoche del 25 de diciembre, en un trineo volador jalado por renos.

Santa Claus puede entrar los hogares de los niños cuando logra transformarse en una especie de humo mágico, y así puede entrar por la chimenea u otro orificio de las casas.

Santa Claus dispone de un telescopio con el que puede ver a los niños del mundo. Si algún niño se ha comportado mal, él no lo visita y por tanto ese niño no tendrá juguetes.

publicado por brasileiro às 23:43