La locura del Evangelio

Bueno, vamos al calqueo entonces. Gálatas capítulo 4, verso 19: “Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros…” 

 

-Tú sabes que Pablo, cuando veía a los gálatas, él fue ahí, fue el pastor de ahí. Y levantó una congregación con la gracia. Pero qué sucede, que la presencia de la circuncisión (de los apóstoles), comenzaron a opacar el CELO que ellos tenían por aquella gracia.

 

Es como ha pasado aquí, a veces usted invita a alguien, se entusiasmó y de momento le gustó y casi aceptó, pero entonces no viene la otra semana y de momento se encontró a un bendecido de la circuncisión (de la ley) y le dice:

-Ten cuidado con ir ahí.

 

Y de momento aborta el niño, abortó después que ya está casi formándose el bebé. -¿Ah? Es como la madre dice: -Mira esto... tengo 3 meses.

Y entonces cuando viene el sonograma dice: -Mira, ya tiene, el bebé está formándose.

 

Pues un ABORTO sería lo peor en ese momento, un accidente que aborte a ese bebé.

 

Pues en la parte espiritual, Pablo, sufría mucho por causa de la circuncisión. Y como ustedes saben que los apóstoles se metieron allí en Galacia, le hicieron un daño tremendo a una congregación que él levantó. Que por causa de los problemas que él tuvo se tuvo que quedar en Galacia. Y allí en ese tiempo levantó a esa congregación. Pero al llegar la circuncisión (-al llegar los protestantes de aquel tiempo, los evangélicos de aquel tiempo o los católicos de aquel tiempo-), pues entonces tuvo que decirles: “Hijitos míos, sufro dolores de parto, en lo que Cristo es formado”. (Gálatas 4: 19).  

 

Entonces, para FORMAR a Cristo en una vida toma un tiempo. Para formarte a ti, en lo que tú te pones firme, en lo que tú pierdes los temores y el miedo que te ha traído la experiencia de tu vida, la experiencia religiosa; nosotros hemos perdido, hemos visto abortos aquí en esta congregación. Hemos visto personas que casi, por poco lo tenemos, por poco, por poco da a luz.

 

Y de hecho yo tengo memoria personalmente, yo tuve que pasar por ese proceso porque yo comencé, o sea, eso comenzó en mí; pero habían momentos, por ejemplo, quitar los rudimentos. Yo tengo memoria aquí en Miami, un día el Señor me dice: -Mira, eso del bautismo en agua es una tontería, si ya tú estás bautizado en “su muerte”.

¡Ay Padre! Si yo digo esto el domingo, se me va la gente. Porque eso me lo dijo a mí, pero no a ustedes.

 

¡Ah! y habíamos acabado de celebrar un bautismo meses atrás allá en el Tropical Park que de…  Porque tú sabes que el mismo Pablo dice: “y en las veces que me apareceré a ti”; o sea, Pablo iba también, era una revelación progresiva, porque el mismo Pablo bautizó a Gayo y su familia, y ahora dice: “Cristo no me envió a bautizar”.

 

(Alguien podría preguntar): -¿Y en qué quedamos, bautizaste a Gayo y ahora, Cristo no te envió a bautizar?

 

Pues ese mismo proceso yo lo pasaba. Y yo decía: -Andaaaa.

¡Ah! Y cuado Dios me dice algo a mí, yo no puedo parar eso. Yo no puedo decir: -Pues lo dejo para después… Jaaaaa…

Si él dice que hay que decirlo, yo tengo, aunque se vaya la gente. Y de hecho yo vine preparado aunque se queden 5, con esos cinco vuelvo a funcionar.

 

Bueno, hasta que me di cuenta que eso era una tontería, eso es mojar a la gente, eso es el abuso más grande. Mire y que bautizarte en agua. Je, je…eso es mojarte. Eso es un rito, sí. Es más, eso no tiene sentido, porque ya tú estás bautizado en su muerte, ya tú estás libre del diablo, libre del pecado y eso es un símbolo de perdón de pecados y tú estás muerto al pecado. Así que bautizarte, ¿para qué?

 

Pero eso lo entendí yo cuando llega la MENTE de CRISTO y me habla. Bueno y lo dije. Y se me fueron 2 ó 3 naturalmente. Pero que yo seguía con la santa cena, porque eso… je, je…

 

Oye, y cuando yo leía... un día que estoy leyendo que dice: “Porque vuestra pascua que es Cristo ya fue sacrificada”. -¡Ayyy, ¿ya? Y qué hago yo con un pedacito de pan, como un bobo ahí, comiendo pan y bebiendo; y jugo de uvas, porque no es ni vino. Y yo dije: ¡Ay Padre!

 

Bueno y otros detalles más, bíblicos. y yo dije: -¡Uuyyy!, y tienes que decirlo el domingo. Y otra vez, pero yo no ABORTABA, Dios no tenía dolores de parto conmigo porque yo decía este bebé va a salir.

 

No fue fácil, porque es que no ves que el mundo ha sido dañado por la religión, pero dañado. Y son unos temores que ya tú tienes en la... eso se te mete desde pequeño, desde la cuna te lo van metiendo ahí y tú vas envenenado, cuando a ti te dicen eso…

 

Yo tengo memoria cuando fui a Santo Domingo una vez y había un hermano que cada vez que yo decía una verdad, decía: ¡Ea! diablo…

Teófilo, Teófilo se llama ¿verdad? -Teófilo, sí y entonces je, je, je, je… y yo decía otra verdad y él decía: ¡Ea! Diablo. Ja ja, ja, ja, ja, ja, ja…

 

Lo que él estaba sintiendo, dice: -Dónde yo me he metido, si esto es…

Pero Teófilo está ahí firme, no, el bebé se dio (nació)… je, je, je, je.

Imagínate formar a Cristo en ti ¿tú sabes lo que es formar? Y después que se forma, tú estás al otro lado del charco. ¡Uuuf! cuando Cristo es formado en ti, después tú te echas, mira la vida, no hay prueba en esta tierra que pueda contra ti. No hay situación económica, física… nada.

 

Pero formar a Cristo en la vida de alguien es lo más maravilloso, porque es que de hecho el evangelio es para salvación. Salvarte a ti de ti mismo.

 

Fíjate como le dice Pablo a esta iglesia en este verso, ahí mismo, en el mismo capítulo 4, pero 9 al 11. En el verso 9 mira cómo le dice:

 

(Gálatas 4: 9 al 11). (Dice): “…más ahora, conociendo a Dios,…” se corrigió enseguida porque tú no conoces a Dios, Dios te conoció a ti.

 

(Por eso se lee): “…o más bien, siendo…” porque el libre albedrío no está, no. (Dice): “…más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos…”

 

Mira cómo es la ley: débil y pobre. Hay gente que se va de aquí a los débiles y pobres. Y así terminan: débiles y pobres. (Dice): “…a los cuales os queréis volver a esclavizar? Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años. Me temo de vosotros, que haya trabajado en vano con vosotros…”             

 

Qué pena, ah, esta iglesia en Galacia ya Pablo estaba perdiendo las esperanzas. Dice: Temo que yo perdí el tiempo aquí, les prediqué gracia en vano. Ellos no lograron asimilar por la influencia de los apóstoles. Y ese trabajo no solo aquí, pero a través de las cámaras, tenemos muchos bendecidos que han sido engendrados ya, pero en el proceso de formar al bebé, ahí viene el sacerdote con sus bobas misas pensando que con un poquito de ceniza en la frente la gente se va a liberar de un fuego ardiente, qué indecentes. (Aplausos).

 

Y entonces, aparece el pastor pentecostal (diciendo): -Mira, ten cuidado que en los postreros días van a (ver) falsos demonios, falsos profetas, ¡ten cuidado!

 

Y entonces con eso, aunque la persona es engendrada, tiende a poner esa preocupación en el pastor local, y los pastores sufren.

Aquí no, aquí estamos formaditos ya, aquí puede venir tormenta Andrew, de lo que venga que aquí esto no hay quien lo pare aquí.

 

Pero hay congregaciones que están comenzando y nos están escuchando y no entienden el proceso de lo que sucede y el pastor tiene que tener cuidado en lo que se va formando Cristo en ese creyente.

 

Y la idea es ponerlo a escuchar, escuchar; porque Cristo se FORMA por el oído. Bueno, y fíjate que aún Cristo, aún Jesús de Nazareth, -perdón-, cuando estaba en su lucha, él tenía momentos que pudo abortar, cuando dijo: Que pase esta copa de mí, porque estaba sintiendo el poder de la carne, ministrándole. Porque él se acomodó a la vida social de aquellos días y tenía una madre y tenía hermanos, y aunque él tenía una visión, pero también estaba la carne, porque él vino en semejanza de carne de pecado.

 

Quiere decir que él tenía una lucha, como yo las pasé también y decía: -Si digo esto el domingo, ¿y con qué voy a pagar la luz y la renta? Si se va fulano y mengano, y… uno piensa. Y entonces, allí la carne se mete, no. Naturalmente, él dijo: Si es tu voluntad… Él se defendió y pasó la prueba, no echó hacia atrás. Y tú pasas por eso también. Tú has pasado por momentos que tú dices: -Oye, ¿será esto verdad? Tantas situaciones, tantas cosas, ¿por qué dicen tanto? ¿Qué es ésto, por qué aquello?

 

Y hay gente que de momento el barco se le va a dar a la deriva y si flaquea, Cristo no se FORMA, porque la idea es seguir hasta lo último.

 

Mira, si yo me paraba, yo no sabía que Cristo estaba en la tierra, porque yo mismo estaba siendo formado, y tan claro que es para mí que yo soy Jesucristo, eso para mí es como decimos acá: -Es un bombito al pitcher (fácil).

 

(Alguien afirma): -¡Qué tú eres Jesucristo!

-Y yo dije: -¡Qué le parece!

 

Eso es tan fácil. ¡Que yo soy Dios!... Dios se mete en peores. Je, je, je. En peores lugares se ha metido Dios. Dios se esconde.

 

Naturalmente, pues dicen: -Si usted es Dios, contésteme esto.

Digo): -Es que yo no sé eso. Este velo no sabe eso, para este velo saber, la mente de Cristo tiene que decirme primero. Si no me dice, soy tan ignorante como el de la esquina.

 

Yo sé lo que él me dice y lo que él me dice, lo digo. Y esto es un proceso. Todo tiene un proceso. La vida de Pablo fue un proceso.

 

En la vida de Jesús de Nazareth, él estaba jugando por ahí y no sabía quién era. Si la paloma aquella no se manifiesta (y dice): -Mira, este es mi hijo amado…

Él estaba por ahí, y María con todo lo que sabía, María todavía tenía sus dudas, ella inquiría y decía: -¡Ay Padre! pero será que yo tuve una cuestión emocional y escuché que el ángel me dijo que él se llama Jesús, ¡y que va a morir por su pueblo!. Porque este niñito hasta se me pierde y todo, y se me va por ahí a hablar con los fariseos estos.

 

Lo que sucede es que todo tiene un proceso. Y en la vida tuya hay un proceso. (Aplausos).

 

Y él está tratando contigo, y ay si hay un aborto en tu mente. No abortes. Aguanta al bebé ahí en lo que nace, que Cristo se está formando en ti. Y cuando eso sucede, cuando eso, tú vas a ser la persona más feliz, si no lo eres ya la más feliz de la tierra, porque nada puede contra ti. No hay situación que tú no puedas vencer. (Aplausos).

 

Y eso es doctrinalmente. Ahora lo práctico, a mí me ocupa mucho lo práctico, porque hay personas que se les hace difícil la confesión, porque el evangelio es poder de Dios para salvación, para formar a Cristo en ti.

 

Pero hay algo que tú tienes que hacer, porque si no vas a sufrir.

 

Vamos a verlo en Hebreos capítulo 1 en el verso 14 en adelante; olvídate que el 2 está ahí, eso lo puso la imprenta. Eso es una carta, y una carta tú no le pones 1, 2, 3 y 4.

 

Cuando tú escribes una carta a un familiar, tú simplemente haces párrafos. Pero desgraciadamente los que escribieron la Biblia le ponen capítulo 1, capítulo 2, capítulo 3, capítulo 4 y te perjudica en tu entender.

 

Con eso es una “orejita” que te estoy dando. Mira lo que dice el capítulo 1, verso 14.

 

(Hebreos 1:14 en adelante). “¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio…? -¿Será que tú necesitas servicio? -(Así es).

 

(Dice): “…a favor de los que serán herederos de la salvación?”

Y sigue el verso 1 del capítulo 2, que en este caso sería el verso 15. (Dice): “Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos”.   -¿Ves? Que ABORTES.

 

No es que pierdas la salvación, eso es un… (don). Dios no es mezquino. Tú estás salvo siempre salvo, aunque te deslices, aunque te vayas de cabeza, aunque abortes, aunque sea, tú estás salvo para siempre. Pero lo importante es que mientras estás aquí en tu cuerpo, te aproveches de ese servicio. 

 

(Dice Hebreos 2: 2): “Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, (la ley) y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación…” eso es el evangelio;  (dice): “…una salvación tan grande? Oye, el mundo no ha escapado.

 

Hay dos mil años de descuido,  ¿y tú crees que el mundo ha escapado? -Mira cómo está el mundo, lo que da es pena. Con toda la inteligencia, con toda la materia prima que Dios ha dado, con toda la ciencia que se ha manifestado. Que bello es tener un celular, ah. Que no tienes que meterte a un cajón y echar 10 centavos ahí, encerrarte… tu bebé tiene un celular. Qué rico es la tecnología, cómo ha avanzado la ciencia. Mira, yo no tengo que estar halando el cable (del micrófono). Antes, los predicadores tenían que halar el cable, mira qué bello, la tecnología.

 

Con todo y eso, esta sociedad está en descuido; descuidaron una salvación grande.

 

Y entonces, está el cáncer, están las miserias, está el SIDA, están… por un descuido. Por descuido. Mira cómo están los gobiernos, todos, cómo sufren los pueblos, la pobreza, la corrupción política, la desunidad (desunión) que hay mundial, ellos no tienen las respuestas para nada. Mira el gobierno de Estados Unidos está fastidiado, el de… todos están iguales. Todos.

 

Lo que hay es miseria. Lo que hay es un… un desasosiego. (Dicen): -¿Qué va a pasar? Todo mundo está asustado, la moneda. Todo está dañado.

 

-Ah, no, nosotros es historia aparte. Nosotros somos ese pueblo que dijo Joel, un pueblo como jamás hubo sobre la faz de la tierra. (Aplausos).

 

Pero muchos de ustedes, descuidan eso. Tú no puedes quedarte callado ante una situación y seguir eso de quejas: -“Huy, mira, me siento así; ay que mal me va esto. Mira es que esto…ay me duele aquí, ay me duele acá, ay el carro está dañado, ay que situación esta, se me olvido esto, siempre se me olvida esto…”

 

Y dale, dale, y los ángeles ahí observando… ¡Hello! Y queja viene y queja va. Y queja viene… Tu no puedes vivir así bendecido con esa, mira, con esa cobertura de ángeles que te están chequeando ahí. Esa es tú salvación. (Aplausos). 

 

Mira, esos ángeles son los que ponen el evangelio de la salvación, ellos son los que te lo activan con tu confesión: -Creí por lo cual hablé… ¡No puedes quedarte callado! (Aplausos).

 

Tú no ves que si tú te quedas callado, mira, si tú te quedas callado, oye lo que te va a pasar, te lo voy a advertir: Si tú te quedas callado, la carne empieza a fabricar un espejismo, y ese espejismo te dice: -Hay fracaso. Mira y te estás sintiendo últimamente, verdad que te está doliendo aquí y el… je, je, je. Y el espejismo mira, bueno ¿tú sabes lo que es un espejismo? -Un individuo que está en un desierto y ve un manantial y se va de cabeza y cuando llega era arena.

 

Pues la carne está llena de espejismos.

 

Mira, a mí me las hace, a mí me las... (hace); lo que pasa es que ya el bebé ha crecido un poco… ¿no?, un poquito más. Je, je, je… 

Un poquito más, pero esta carne a mí me ha disparado con todos los cañones que tiene. Lo que sucede es que esto que yo les digo a ustedes es para consolarlos a ustedes. Para consolarles con la consolación que yo he sido consolado. Pero si no, te mata, te mete al hospital, te mueres y te quedas ahí; la carne tiene poder para eso.

Tú vives en un cuerpo de muerte que no se sujeta a la ley de Dios ni tampoco quiere. ¡Muchacho! Es una batalla campal.

 

Yo he tenido que pelear la buena batalla de la fe, no hay otra forma. Ah, y no todos van a ser fáciles tampoco, ni porque tú seas Jesucristo hombre, ni porque seas amigo de él, ni porque estés con él. Aquí es, cada uno llevará su propia carga.

 

Y el evangelio es poder de Dios para salvación. (Aplausos).

 

Tienes que comenzar por el día, por el día si es posible en la mañana (confiesa): -Digo que hoy es el mejor día de mi vida.

El compañero tuyo, la compañera tuya si no está en esto dice: -Hipócrita, que es el mejor día de mi vida.

Si estás con un familiar de esos que no convergen (dirá): -Está loco, le tienen la cabeza dañada en esa iglesia.

 

Porque ellos no entienden lo que tú estás haciendo, porque tú has sido salvo por la locura de la predicación. Y entonces, lo que tú haces es confesando lo que dice la palabra de lo que no se ve, tú estás llamando como si fuese. (Aplausos).

 

Pero tú sabes lo que es estar ahí en tu cama que no te sientes bien, decir: -La vida del Señor Jesús –audible- esto no es meditación-.

 

Dice: Creí por lo cual (medité)… Hable, tienes que hablar. I’m sorry Papa, (lo siento, papá). Tienes que hablar. Esto no es, aquí no come cuentos nadie. Si no hablas, te quedas. Te quedaste. Si no hablas, se te fue el tren. Tienes que hablar.

 

Mira, fíjate aún en el viejo pacto Dios dio la ley y la ley, aunque tú no podías cumplirla, pero decía “no faltará de tu boca este pacto, lo dirás en la mañana a tus hijos, por la tarde se los dirás”. 

 

Y aún David dice: “Mientras guardé silencio, mientras callé se envejecieron mis huesos”. David dijo eso  “mientras me quedé callado los huesos por poco se me secan”. Aún en la ley, imagínate en este pacto.

 

En este pacto tú tienes que hablar. Tú tienes que confesar. Ahí está la vida. ABBA PADRE. (Ovación).

 

En este pacto yo hablo hasta malo cuando la carne (me acosa, digo), te voy a… las malas palabras que aprendí cuando pequeño en este pacto, cuando la carne empieza a atacarme (digo): -Te vas para (el carajo), no me…Tú me respetas a mí, coño… (Aplausos).

 

Tienes que hacerlo porque es que… de otra, cuál, cuál forma. Je, je, je… Si no entiende en español, entiende (en otro idioma):  -“Chitu, chite, chite”. Je, je, je, je, je, je…

 

Bueno, esta es la locura de este evangelio; ahí es donde nosotros nos gloriamos. De ahí es de donde dicen que estamos locos, pero es una LOCURA ¡hello! que trabaja, es una locura que da vida.

 

Digo, una locura en base a otra locura escrita. Pero si guardas silencio, vas a tener que comprar esa cuestión que venden por ahí para los… para que te mueva los… je, je, los huesos se te secan.

 

Bueno tendrás que llenarte de pastillas y pastilla para esto, líquido para esto, líquido para aquello, para el perro, para las plantas, je, je, je, je…

 

Mira, había una mujer que había gastado toda su fortuna en sus enfermedades, en los tiempos de Jesús de Nazareth, que no habían casi ni médicos, lo que había eran 2 ó 3 medicinitas y había gastado todo. Y dice que se acercó a Jesús de Nazareth y lo tocó, y dice que virtud salió de él y fue sana.

 

Si no era sana, se va el dinero en medicinas o en hospitales, y se va; eres presa. Así que tienes que coger, mira, la mandíbula esa y echarle aceite. Ah, y a los nenes desde chiquitos; eso, dejar a los nenes de estar quejándose y llorando: -Mami me duele.

 

No, al niño cógelo ahí mismito desde pequeño: -Di esta palabra, confiesa esto. (El niño podrá decir): -No, no, no, no…

(Tú con amor le dirás): -Confiesa esa…

Y el niño aprende. Y cuando el niño le coge el golpe, dice: -Espérate, que encontré un camino nuevo, le trabaja a mi mamá y me trabaja a mí. (Aplausos).

 

Si no, te come la miseria y dime: -No lo recibo.

(Jesucristo hombre dice): -Te  come la miseria.

(Tú dirás): -No lo recibo.

(Jesucristo hombre dice): -¿No lo recibes? Quédate callado para que tú veas.

 

Ah, tú no puedes jugar con esto, esto es una cosa seria. Esto es una cuestión seria.

 

Es igual que tu amigo, tu amiga, tu esposa, tu novio, tu pareja, tiene un ángel y tú tienes otro ángel. Y cuando tú le fallas a ese ángel, ese ángel del otro se atribula contigo. Por eso es que no podemos conocernos en la CARNE, porque es que te da por... y entonces ese otro ángel está molesto con tu actitud; por eso es delicada la situación.

 

Tú coges a tu esposa (y le dices): -No que…

Y entonces de momento el ángel de tu esposa -que puede ser de un calibre que se educó en la tercera fila de la academia de ángeles de allá- y (y le puedes decir): -Yo conozco mejor que tú.

 

Y oye esto es serio…je, je, je… Tienes que respetar esos ángeles que están, por eso es que Pablo dijo: De aquí en adelante a nadie conocemos según la carne, porque si tu le fallas a tu compañero, tu compañera, las pagas. Bueno, lo que siembras, cosechas.

 

Es seria la cosa. (Alguien podría decir): -No, estamos en gracia, Apóstol. No, estamos en un pacto de gracia, tranquilo aquí no hay problema.

(Jesucristo hombre responde): -Es verdad, estamos en gracia; ese es el problema, que estamos en gracia. Ja, ja, ja…

 

Ese es el problema, que estamos en gracia y la gracia es demandante. Tú no ves, tú no ves que la gracia lo que hace es que te suelta la soga (y te dice):

-¿Quieres más…?

 

Y tú… es como cuando tú coges a alguien que está abusando de ti, y como tienes paciencia, tú dices: -Deja que siga, voy a esperar, deja que siga aquí, en cuando yo apriete… ¿verdad? ¿Así tú haces?

 

(Tu dices): -Deja que siga, cree que yo soy un… se cree que yo soy boba, sigue. Pero me voy a atribular un día y le voy a llamar la atención. Digo, si es la atención.

 

Pues así es la gracia, te va soltando la soguita y tú vas hala y hala, y hala y te va todo bien. Así fue Sansón, ¿te recuerdas de Sansón jugando con Dalila? Je, je, hasta que un día le dijo: -Mira, Dalila, el poder mío está en el pelo.

(Dalila dijo): -¡Ah! No, bueno

Dicho, su buscó unas tijeras -yo no sé si habían tijeras- oye… Abba Padre.

 

Oye, hoy no estamos en un calqueo de esos muy organizado ¿verdad? (Aplausos). 

 

Lo que sucede es que yo ni me detuve a estudiar, porque no venía y entonces me vine para acá sin notas, puse dos versos bíblicos ahí para acordarme de ellos. Así que, esos son los mejores, verdad, cuando uno está así compartiendo. (Aplausos).

 

Oye, vamos a pedirle a los músicos que nos hagan un poco de buen desorden ahí. ¡Hello!

 

Dile al que está a tu lado: YO CONFIESO ESTA PALABRA AUDIBLE, LA HABLO, NO ME AVERGÜENZO DE ELLA. ELLA ES PODEROSA EN MI VIDA, ME DECLARO SANO, PRÓSPERO, VENCIENDO EN TODA CIRCUNSTANCIA. ¡Oye!  (Aplausos).

publicado por brasileiro às 11:26
sinto-me: