Madre demanda al Arzobispado por $1.6 millones

Aníbal Torres, sacerdote de la parroquia Santa María de los Ángeles en Puerto Nuevo, fue hallado culpable en 2006 por abuso de menores. (Primera Hora / Archivo / José R. Madrea) sábado, 24 de mayo de 2008 maritza díaz alcaide Demandan al Arzobispado de San Juan por supuesta supervisión negligente en el caso de un sacerdote de San Juan que resultó convicto por agredir sexualmente a un adolescente de 14 años. El arzobispo de San Juan, Roberto González Nieves, confirmó ayer que la madre del joven demandó al Arzobispado como “patrono” del cura por un total de $1.6 millones. Los hechos ocurrieron en 2005 y en diciembre de 2006 el sacerdote Aníbal Torres, sacerdote de la parroquia Santa María de los Ángeles, de Puerto Nuevo, fue hallado culpable de un delito menos grave de exposición deshonesta y de otro grave por aprovecharse de un menor de 14 años para su beneficio. La agresión sexual, según se supo, transcurrió en la residencia del jovencito en momentos en que sus padres se encontraban en el inmueble. El tribunal sentenció a Torres a tres años en probatoria. “La demanda no es contra el Arzobispo, es contra el Arzobispado de San Juan, por supuesta violación al Artículo 1803 del Código Civil, que le fija responsabilidades de patrono en este tipo de situaciones”, explicó la abogada de la Iglesia, María Eugenia Rodríguez, quien en entrevista con PRIMERA HORA rechazó que el concepto “patrono” aplique en este caso. “Casos de esta índole nunca deben suceder. Yo espero que el proceso civil llegue a una resolución justa para ambas partes”, dijo González Nieves. El líder de la Iglesia Católica de Puerto Rico llamó la atención a que la Iglesia quiere ofrecerle la ayuda que “sea más justa” a la víctima, pero también tiene que ser misericordiosa con el que ha pecado. Torres sigue como sacerdote, pero el Arzobispo tomó la decisión de apartarlo de sus labores pastorales. Éste trabaja actualmente en la Curia del Archivo Diocesano, donde está a cargo de la preparación de documentos y del boletín eclesiástico. “Creemos que los seres humanos pueden cambiar. También creemos en la misericordia de Dios”, señaló ayer el Arzobispo, quien develó que el sacerdote ha expresado su arrepentimiento en relación con los delitos cometidos. “Él ha querido comenzar un nuevo capítulo de su vida humana. Yo quisiera darle esa oportunidad”, dijo el líder religioso. González Nieves agregó que después de la justicia viene la misericordia, y el amor lo gobierna todo”. La demanda civil de la madre del menor fue radicada en diciembre pasado. (deu no site de Porto Rico: www.primerahora.com)
publicado por brasileiro às 13:41